Chamacuero, Gto.
(También llamado Comonfort, Gto.)
Carrera de burros en Empalme Escobedo

El equus africanus ansinus es una especie animal bastante común en nuestro país, pero por alguna razón su imagen y su presencia siempre están ligadas a la burla y al ridículo.  Sin embargo, cuando el señor José Luis Revilla me invitó a las "Carreras de burros en Empalme Escobedo",  luego de advertirle que no estaba yo en condición física para competir con nadie y luego que el me aclaró que él tampoco pensaba participar sino acudir como espectador, mi primer pensamiento fue que no debía de haber ya muchos burros en nuestro municipio.  Ahora con tantas camionetas, motonetas y otros artefactos mecanizados de transporte, el uso de tan versátiles y aguantadores animales de carga debía ser muy reducido.  Recuerdo que hace varias décadas muchos de los clientes en la tienda de mi padre sí llegaban montando caballos o burros y los amarraban en unos maderos que exprofeso estaban colocados en la calle
Las "Carreras de burros de Empalme Escobedo" se realizan desde hace diez años, con lo cual se van acercando a ser una tradición y se efectúan en el marco de las festividades en honor de María Auxiliadora patrona de esta población.  En la cancha de futbol, ubicada al término de la calle 1ª. de mayo, dos gruesas líneas de cal a la altura del área chica definen la longitud del improvisado  oenódromo, (fina palabra de origen griego que me acabo de inventar).  Para mi sorpresa y gusto, la cantidad de  burros participantes superó lo que había imaginado, ello significa que este animal sigue siendo ampliamente utilizado en el agro chamacuerense. No olvidar que el burro entra donde no pasa ninguna camioneta, puede con grandes cargas y amerita menos cuidados que un caballo, además de comer menos. Claro, a la hora de fachosear, no es lo mismo ira a ver a una chamaca montando un alazán retinto que un borrico.  Para acceder a las carreras el público debía cubrir una módica cuota de recuperación, ello no impidió que la cantidad de asistentes fuera bastante elevada.
Los animales llegaron de varias comunidades, me consta que algunos fueron transportados en camioneta y otros llegaron trotando.  Más de algún animal decidió no llegar a la meta y tomó por otro camino pese a las maniobras de su jinete. Incluso un animal reparó lo suficiente para derribar a su montador, el cual, aunque cayó de pie salió conrriendo tras de su animal como para no hacer caso de todas las burlas que le llegaban de las gradas.
Del lado norte se formaban los participantes de cada carrera eliminatoria, al banderazo de salida  partían a todo galope hasta la meta situada ochenta metros más adelante.   Unos segundos de emoción tras varios minutos de espera. Cabe destacar que algunos animales eran controlados con dificultad entre varios jóvenes para que no partieran antes de tiempo.

La combinación entre las propiedades del animal y la destreza del jinete acabó por perfilar a los finalistas y definir al ganador.
El banderero oficial me contó que para obtener un ganador hubieron de realizarse casi veinticinco carreras para beneplácito de los asistentes. Incluso debió intervenir cuando algunos participantes quisieron substituir un animal por otro más fresco diciendo que era el mismo.  Ojalá ningún animal haya sido motivado a consumir esteroides. 



Es difícil hablar con seriedad de una carrera de burros, pero es necesario decir que los organizadores han tenido el buen tino de realizar este evento desde hace diez años, la gran participación del público es un claro indicador de que van por buen camino.

Volver a Inicio



Volver a Tradiciones





 
FIESTA DE MARÍA AUXILIADORA EN EMPALME ESCOBEDO


Empalme Escobedo es, después de la cabecera municipal, la población más grande del municipio de Comonfort, fue fundada hace poco más de cien años, a consecuencia de la construcción y operación del empalme ferrocarrilero. Cuando este medio de transporte tenía el auge y la importancia que nunca debió perder, muchos podían decir que Escobedo era más importante que Chamacuero. El edificio de la estación es una construcción monumental y bella, así mismo lo es su templo principal, dedicado a María Auxiliadora. Es muy raro que en una población pequeña, exista un templo que, a pesar de ser muy reciente, sea tan hermoso.  Con un estilo propio, sobrio, gris oscuro por fuera y luminoso por dentro. Por lo mismo lamento que alguien tuviera la "genial" idea de circular su atrio y colocar una portada totalmente ajena a la arquitectura del templo.


El 24 de mayo se celebra la fiesta más importante de la localidad, la dedicada a la patrona del pueblo, la virgen María Auxiliadora. Días antes de la fecha mencionada ya han dado inicio los festejos, en cada uno de los días  previos se realizan peregrinaciones, en las que participan diferentes sectores de la población en cada uno de los  días, pero, por evidentes razones la peregrinación más concurrida es la que corresponde a los ferrocarrileros, la cual recorre varias calles de la población para terminar en el templo. Muchas de las calles del trayecto son adornadas esmeradamente por los vecinos, predominando el uso de los colores azul y rosa, mismos que tiene en su vestimenta  la imagen de la virgen María Auxiliadora.






La peregrinación de los ferrocarrileros es muy concurrida, no sólo por la gente que asiste a presenciarla, sino por la enorme cantidad de personas que hacen el recorrido, muchos, por no decir que todos,  lucen sus paliacates rojos en el cuello o, en menor proporción sus gorras altas a rayas, incluso, algunos niños portan  sus lámparas de petróleo, objetos todos, símbolos del trabajo ferroviario. Y es un gusto constatar el orgullo con que  los habitantes de  Empalme Escobedo asumen su origen y su identidad,  no obstante lo mermada -injustamente mermada- que se encuentra la actividad de los ferrocarriles desde hace varios años. Muchas personas portan ramos de gladiolas rosas, solamente rosas. En la parte medular de la peregrinación viene la imagen de la virgen, llevada en andas por cuatro  personas que van turnándose a lo largo del recorrido.
También hay participación de bandas de guerra y bandas de viento, estas últimas interpretan con insistencia la añeja melodía de "La Rielera"
En un pueblo ferrocarrilero como éste, es menester cruzar las vías en algún momento del recorrido, lo cual, lejos de resultar un inconveniente, es motivo para darle un realce especial al mismo. Los ferrocarrileros colocan dos locomotora en el punto de cruce,  a  unos cien metros de distancia una de otra y fijan petardos sobre las vías, a intervalos regulares. Cuando los peregrinos se acercan a este punto, ambas máquinas hacen sonar sus silbatos y avanzan lentamente, detonando los petardos a su paso, los últimos peregrinos cruzan la vía con las locomotoras a unos  metros de distancia. Cabe destacar lo mucho que llama la atención de la concurrencia este ritual de los petardos, mucha gente se congrega en este punto, no obstante  el ruido de los silbatos y las detonaciones.























La fiesta en honor de la virgen María Auxiliadora tiene muchos otros elementos que le dan singularidad y significativo, en esta ocasión nos hemos referido (y muy brevemente) a la peregrinación de los ferrocarrileros. Por lo mismo le invito a que el próximo mes de mayo se de una vuelta por Empalme Escobedo, donde podrá haber disminuido el tráfico de los trenes y haber desaparecido el de los viajeros provenientes de toda la república, pero no por ello sus habitantes han dejado de asumirse como orgullosos ferrocarrileros.
Bien por ellos.
 
En este mismo espacio hablamos, en un artículo anterior, sobre la Peregrinación Ferrocarrilera durante la fiesta de María Auxiliadora, como lo comentamos en ese entonces, la fiesta no se limita, en ningún modo, a esta peregrinación, para tener un panorama más completo de la fiesta y de su historia acudí a platicar con el Sr. Javier Camacho y su esposa la Sra.  Ma. Guadalupe Meléndez quienes, amable y generosamente me proporcionaron mucha información sobre la fiesta, misma que conocen al haber sido participes de la organización de la fiesta durante muchos años.
Las fotos con que ilustramos este artículo las tomamos de la página de facebook de la Parroquia de Empalme Escobedo.

La fiesta patronal del pueblo está ligada también a la construcción del templo, misma que se inició en 1946. Años antes la actual imagen de María Auxiliadora había sido donada por un benefactor de la comunidad de Palmillas y resguardada en la capilla de Soria, en tanto se definía la ubicación del templo. De Soria la imagen fue llevada a una capilla en el Colegio Cristóbal Colón y después a su actual ubicación, cuando se inicia la construcción del actual templo parroquial, ya que la donación fue exprofeso para este fin.

En esas fechas no existía aún la diócesis de Celaya, por lo que la parroquia de Empalme Escobedo pertenecía a la diócesis de Morelia.  En una primera etapa se levantaron los muros perimetrales del templo. El padre José Villagómez fue el primer sacerdote en Empalme Escobedo y quien llevó a cabo dicha construcción inicial.  En ese espacio sin techumbre se oficiaba misa, hubo un momento en que el coro fue construido y, en el espacio techado que se lograba, se colocó la imagen de la Virgen, es decir que, por un tiempo el templo funcionó en sentido inverso a su actual instalación. Cuando la parroquia estuvo a cargo del padre Nicolás García se colocó la techumbre de todo el templo. Unos años más tarde se construyó la torre. Se cuenta que en esos años la gente se iba al cerro y traía piedras, Adultos y niños acudían a las riberas del Laja y acarreaban arena, era un trabajo de participación colectiva. Además, en uno de los barrios una actividad recurrente era la fabricación de cal a la manera tradicional, se le conocía como el barrio calero; ellos aportaron la cal necesaria para la construcción de la torre; se utilizó solamente cal, no era común el uso del cemento para los morteros. Los tabiques de los muros también provinieron de donaciones en especie que hacían los feligreses. No solamente el techo data de esta época, el retablo con placas de ónix y el piso de mármol son contemporáneos a la techumbre.  Destaca que, en su afán de terminar la construcción, el padre Nicolás García estuvo endeudado con algunos proveedores, al grado que llegó a evadirlos en algunas ocasiones; a final de cuentas liquidó todos los adeudos.  El ónix vino de Puebla y el mármol de la zona de Vizarrón en Querétaro.

Cuando el sr. Obispo tiene  oportunidad de asistir, también le proporcionan su gorra y su paliacate y, en alguna ocasión, como viene de la ciudad de Celaya, le han sugerido subirse a la locomotora en San Juan de la Vega. Cercano a esta población está el límite del patio del Empalme, desde ahí abordan la máquina para asistir a la celebración. El señor Javier Camacho tuvo oportunidad de abordar la máquina con las personalidades invitadas, nos contó que en una ocasión el ya fallecido obispo Lázaro Pérez abordó la máquina en este punto, debido a su carácter abierto venía preguntándole al maquinista muchos detalles sobre la operación de la locomotora, con la misma apertura el maquinista le ofreció conducir él mismo en el trayecto y, pese a la insistencia, el señor obispo se negó argumentando: "No, porque ahorita tú me vas a permitir manejar esta máquina, pero al rato que me toque decir misa, vas a querer que te permita estar oficiando a ti, y no es posible" . EL actual obispo, Benjamín Castillo sí tuvo a bien conducir un rato la locomotora, hasta la localidad de Guadalupe, ya de ahí, el trayecto lento para detonar los petardos lo realizó el maquinista. Este recorrido se permite a personalidades especiales, no necesariamente obispos, algunos sacerdotes participan de esta distinción. Por circunstancias propias de esta población y por ser lugar de origen de algunos sacerdotes, ha habido fiestas patronales en que han concurrido tres obispos.

Cuando la virgen regresa al templo la fiesta se prolonga, hay juegos pirotécnicos y bandas de viento. Sin embargo, en los últimos años, la organización de bailes con motivos comerciales, distrae la participación de los habitantes hacia la fiesta, propiamente dicha. Estos bailes no tienen en realidad nada que ver con la fiesta patronal, por más concurridos que sean, solamente aprovechan la fecha y la consiguiente afluencia de visitantes.

El día principal de la fiesta, el día 24 de mayo, se inicia con las mañanitas a la Virgen, muy temprano, desde las seis  de la mañana. Hay personas que rezaron los cuarenta y seis rosarios en la parroquia y ellos regalan el desayuno de ese día: tamales y atole, a todos quienes asisten a las mañanitas. Hay misas todo el día y la gente acude con sus imágenes para que éstas sean bendecidas. Previamente, ocho días antes,  ya tuvieron lugar las primeras comuniones, las confirmaciones y los matrimonios comunitarios. Mismos que, por razones prácticas, no se realizan el mismo día 24 de mayo, pues sería imposible ubicar a toda la gente que se congregaría conjuntando todas estas realizaciones. A lo largo de todo el día, además de música de banda, participan grupos de Danzantes y, por la noche, los juegos pirotécnicos y la actuación de algún grupo musical o banda de mayor renombre. Desde varios días, previos a la fiesta, en las inmediaciones del templo se colocan juegos mecánicos y puestos ambulantes con diferentes mercancías.  El día 24 termina toda la celebración, a la espera de un nuevo ciclo al año siguiente, pues esta fiesta no tiene una remuda para renovación de cargos.  Es de comentar que hay un grupo de danza azteca en Empalme Escobedo que participan a lo largo de esta y otras festividades de la población y, como es costumbre, asisten a las festividades de comunidades vecinas. Ésta como otras danzas tiene sus rituales propios, necesarios para la integración armónica de sus participantes y el sentido profundo que les pertenece.
Las tradiciones siempre tienden a depurarse sabiamente con el paso del tiempo, es una evolución necesaria y deseable que las mantiene vivas y vigentes, es de admirarse que esta fiesta haya cambiado tan poco a lo largo ya de setenta años, tanto como lo es la sabia  forma en que su estructura permite a cada rumbo de la población ser partícipe, directamente de la fiesta y, al mismo tiempo otorgarle mayor relevancia.

Agradezco, nuevamente al Sr. Javier Camacho y a la Sra. Lupita Meléndez su amabilidad y la extensa y prolija información que me proporcionaron, ojalá podamos seguir contando con su conocimiento para seguir enriqueciendo esta página.
La fiesta se estructura con una novena, con celebraciones en cada uno de los días. El pueblo se divide en nueve sectores, el día 15 de mayo corresponde a un sector, el 16 a otro, y así hasta el día 23, cuando es la peregrinación ferrocarrilera y el 24 la fiesta, propiamente dicha, de María Auxiliadora. Los sectores en que está dividida la población para este festejo, son los mismos, prácticamente, desde los inicios de la celebración. El único cambio relevante es que el día 15, primer día de la novena, la celebración le correspondía al barrio de San Isidro, pero como el 15 de mayo también es la fiesta de San Isidro Labrador, resultaba complicado a las personas de este sector estar al pendiente de ambas celebraciones, por este motivo se movió para el día 16 hace unos años. Actualmente, y al margen de la precisión con que se organiza la fiesta año con año y los participantes propios de cada día,  los sectores y las fechas de la festividad que les corresponden pueden enumerarse de la siguiente manera:

15 de mayo   Calle Sol
16 de mayo  Calle Acapulco
17 de mayo  Calle Acámbaro sur
18 de mayo Comunidad de San Nicolás y Tres puentes
19 de mayo Colonia MIR
20 de mayo Colonia Remero Trovador
21 de mayo Calle  18 de Marzo
22 de mayo Calle Ocampo
23 de mayo Colonia Manuel R. Palacios (Peregrinación Ferrocarrilera)

Esta enumeración es un resumen de los sectores participantes, para cada sector que menciono hay más personas, calles, colonias  o asociaciones involucradas; del mismo modo las velaciones tienen asignado un responsable cada una de ellas.

La celebración es, por su puesto, un día de fiesta para el sector designado cada uno de los días. Las personas del sector correspondiente acuden desde un día antes, digamos que  a quienes les toca el día 15, acuden al templo el día 14 a recibir la imagen de María Auxiliadora. Dado que dicha imagen tienen un peso considerable se procede a transportarla en una camioneta, misma que es previamente adornada.  En el trayecto la imagen suele ser acompañada por la banda de guerra en combinación con música de banda, danzantes o mariachis, de acuerdo a lo decidido por los vecinos. Al llegar al sector correspondiente la imagen es depositada en un lugar adornado exprofeso para dar más relevancia a la presencia de la imagen en el sitio.  En ese entorno, durante el resto del día y toda la noche, los vecinos se organizan para tener música. Incluso, por la noche, le ofrecen de cenar a los presentes. En el aspecto propiamente religioso, durante esta velación se reza el Rosario y se pide por los miembros de esta comunidad, por los jóvenes, los niños, las personas ya fallecidas; si hay alguna necesidad especial, también se hace ese pedimento. Se puede decir que para la gente de cada sector, el día que les visita la Virgen ya da inicio la fiesta. Antes del mediodía la imagen es llevada, con la misma solemnidad, al templo y entregada para la misa de ese día. Terminada la misa el sector siguiente acude por la imagen para iniciar el mismo ciclo en su colonia.  La gente adorna sus calles para el día en que les  corresponde recibir la imagen.  En los adornos predominan los colores azul y rosa dado que son los usuales de la advocación de María Auxiliadora: rosa para la túnica y azul para el manto.

El hecho de que la peregrinación ferrocarrilera sea  una peregrinación de toda la población, no significa que no tenga lugar una velación la noche que va del día 22 al día 23. La imagen se lleva al andén del ferrocarril y es depositada por un rato, más adelante se le lleva al parque, a la colonia Manuel R. Palacios que es de donde sale la peregrinación.   En este lugar la fiesta y la velación tienen proporciones un poco más grandes que en los demás sectores, incluso llegan a organizar un programa de actividades con muchos eventos para ese día.  Este es el recorrido con más público, quizá no el más largo en distancia, pero es, también,  el que tiene más  participantes y en el que más calles son adornadas para el paso de la procesión.  El sentido "ferrocarrilero" de los participantes es muy evidente, es muy común ver personas con su paliacate al cuello, su gorra de ferrocarrilero o su linterna, incluso niños ataviados con estos elementos. Antiguamente, el ferrocarril proveía pantalones de pechera, gorras y paliacates a sus trabajadores activos y jubilados para que participaran en la procesión, esta indumentaria era típica de los años de mayor auge de este transporte. Esto, lamentablemente va mermando poco a poco, en parte porque el ferrocarril actual ocupa muy poco personal y el personal  suele ser foráneo. Aún así, Kansas City Southern,( ya no Ferrocarriles Nacionales de México),  provee algunas camisetas, con su logotipo, para la celebración. También presta sus máquinas para el ritual impresionante cuando la imagen cruza las vías:   A unos 200 metros del cruce de la calle Madero con la vía del tren, de cada lado, se colocan sendas s locomotoras. En el momento en que la peregrinación comienza a cruzar por este punto, las máquinas hacen sonar sus silbatos mientras avanzan, en su trayecto se han colocado petardos sobre los rieles a ciertos intervalos.  Conforme las máquinas se van acercando al cruce, cada una por su lado, se van sucediendo las detonaciones de los petardos. 
 
Hace más de un año, el joven Luis Felipe Rodríguez  me hizo notar que la segunda fiesta en importancia, en Empalme Escobedo, era la dedicada a San Isidro Labrador, celebración que, me comentó, era mucho más trascendente que una carrera de burros, misma que ya había yo documentado en este espacio (la carrera). Atendiendo a su amable sugerencia acudí al siguiente 15 de mayo, tomé fotografías y recabé algunos testimonios sobre la fiesta. Unos mese después acudí a platicar con la señora Ma. Guadalupe Sánchez quien no sólo me proporcionó amablemente la mayoría de la información que aquí comparto, sino que resultó ser la mamá del joven Luis Felipe Rodríguez a quien en ese momento conocí en persona y el cual, viendo que tomaba yo en cuenta su sugerencia, me permitió utilizar las fotos de su página de Facebook: Barrio de San Isidro Labrador, para ilustrar este artículo. Las fotos que tienen un pequeño círculo de color son de esta procedencia, las demás son de un servidor.


San Isidro Labrador nació en Madrid en 1082, fue labrador de oficio, hijo y compañero de labradores, lo cual debe entenderse que hacía producir tierras ajenas (en plena edad media y en España no podía ser de otra manera). Encontraba el modo de dedicar largas horas a la oración y asistir a misa todos los días, pese a lo demandante de su labor agrícola. Cuando falleció, se cree que en 1172, había ganado fama de hombre piadoso y devoto.  Su culto comenzó poco después de su muerte, pues además se le atribuyeron varios milagros.  Por este motivo no es de extrañar que su culto en México llegara con los primeros misioneros, encontrando -nunca mejor dicho- suelo fértil para su veneración en las zonas de producción agrícola de nuestro país, aunque  su canonización se concretó hasta 1622.
Hoy en día San Isidro Labrador es venerado en muchísimos lugares del mundo y de México, culto siempre asociado al campo, en sus símbolos y en sus devotos. 

En nuestro municipio se destacan las celebraciones en Empalme Escobedo, San Isidro la Loma, la Tapona, Nopalera y otras comunidades hacia el norte y oriente del municipio. En estas comunidades la fiesta puede celebrarse antes o después del 15 de mayo, porque se compagina con las festividades en honor de la Santa Cruz.
Sin embargo, en esta ocasión y, a reserva de documentar las demás fiestas que enumeré, hablaremos de la fiesta de San Isidro Labrador en Empalme Escobedo.

Como ya hemos mencionado, la celebración de mayor importancia es la fiesta parroquial de María Auxiliadora, sin embargo, y pese a la cercanía de las fechas, la fiesta de San Isidro puede considerarse siguiente en importancia en el poblado. 
Tan antiguo como Empalme Escobedo mismo es el culto a San Isidro, la imagen original fue donada por un vecino de las calles donde, actualmente, se encuentra su capilla. Para dicha imagen se construyó un nicho muy sencillo, pero a raíz de que un vendaval se llevó todas las láminas que lo protegían (bueno, casi todas, la que cubría la imagen no se la llevó el viento) los vecinos ubicaron un terreno y construyeron una capilla donde se le rinde culto hasta hoy en día.  Aunque en ese entonces el lugar era muy pequeño, la ampliación a las dimensiones actuales de la capilla data de los años setenta.
No es de sorprender que la veneración a este personaje arraigara fácilmente en Empalme Escobedo,  a pesar de su origen ferrocarrilero, la actividad agrícola, en la comunidad en sí y en las comunidades vecinas sigue siendo muy importante, desde luego más lo era hace 60 o 70 años.

La figura que hoy se venera no es la original que provocó esta veneración. Un sacerdote del templo de Empalme Escobedo convenció a los cargueros de que le entregaran la imagen para substituirla por otra, dado que la imagen primigenia estaba de pie y San Isidro "Debe tener una rodilla en tierra". Con este singular motivo, una imagen más antigua y de mayor valor artístico fue substituida por una imagen más reciente y de menor mérito. Claro que los habitantes de Empalme Escobedo veneran la vida piadosa, las acciones y milagros de un hombre bondadoso, no una figurilla de Yeso, pero ello no justifica la substitución realizada. Se conserva una fotografía de la imagen original, la incluímos junto a la imagen actual.






.

La fiesta ha evolucionado poco desde hace tantos años, más ha evolucionado el pequeño templo que, gracias a la acción concertada de todos los vecinos y de aquellos que toman a su cargo presidir esta acción, está cada día más bello y presenta un aspecto más digno del uso a que es destinado.

Como muchas festividades religiosas, esta celebración se estructura con un novenario, previo a la fiesta propiamente dicha, se realiza del 5 al 13 de mayo. En cada uno de esos días la imagen "visita" las calles aledañas al templo, los vecinos de la calle correspondiente se organizan para disponer un altar en donde la figura es venerada,  este 2016 las calles que integraron el novenario fueron:
5 de mayo:  Prolongación Niño Perdido
6 de mayo: 16 de Septiembre
7 de mayo: Luis Cortazar
8 de mayo: Niño Perdido
9 de mayo: Melchor Ocampo
10 de mayo: Juan Aldama
11 de mayo: Josefa Ortiz de Domínguez
12 de mayo: Pípila
13 de mayo: Sol

Esta distribución de calles y días ha permanecido con pocas alteraciones a lo largo de los años, se va haciendo una tradición el día que le corresponde a cada calle, aunque por motivos prácticos puede llegar a producirse un cambio.

Es importante mencionar que la figura principal de San Isidro Labrador permanece siempre en su capilla, existe una segunda imagen, colocada en una urna, convenientemente adaptada para el transporte, que es la que se lleva a las visitas del novenario. Curiosamente, esta  es una imagen de pie y la acompaña un ángel con su yunta.  Cuando no se está realizando el novenario la urna con las figuras permanece a la entrada de la capilla.

El primer día del novenario, en este caso los vecinos de la calle Prolongación Niño Perdido, acuden por la tarde a la Capilla y Reciben la imagen en la urna, regresan con ella y la depositan en el altar que, adornado con flores, mantos y otros elementos,  habrán dispuesto para este fin, la intención del altar es darle un marco solemne a la presencia de  San Isidro;  además, como no es raro que suceda, también protege a la urna de la lluvia. En cada calle del novenario se realiza una celebración eucarística. Es frecuento que haya  música en estos lugares, tradicionalmente banda de viento. También, en la medida de lo posible se ofrece algún alimento a los visitantes. La imagen se vela hasta las doce de la noche, en ese momento se le resguarda en la casa de algún vecino, en un espació  también arreglado con cierta solemnidad.  A las cinco de la tarde del día siguiente las personas de la calle 16 de septiembre acuden al domicilio donde se resguardo la urna y la llevan con ellos, este ciclo continua durante los días del novenario, en que la imagen regresa al templo.




.

La fiesta propiamente dicha da inicio el día 14 a las 5 de la tarde en que se recibe la banda, esta permanece tocando en las afueras de la capilla hasta cerca de las ocho de la noche. También suele participar el grupo de Danzantes de la comunidad  a partir de las ocho de la noche.

El día 14 la música  está presente desde muy temprano y permanece hasta las cuatro de la tarde en que se lleva a cabo la actividad de los pollos.  Unos días antes los organizadores colectan pollos entre los vecinos de la zona e incluso de otras comunidades cercanas.  En el lugar seleccionado se coloca una canasta suspendida a cierta altura de una soga, varios jinetes, de pie sobre sus monturas intentan alcanzar dicha canasta, el que lo logra recibe un pollo como premio.

El día 15 desde muy temprano se llevan mañanitas a la capilla, hacia el mediodía es la celebración eucarística, después se hace un recorrido por la comunidad con la imagen de San Isidro, este recorrido tiene la correspondiente solemnidad y relevancia; termina alrededor de las tres de la tarde.

Durante buena parte del día 15 un grupo de jóvenes se viste, esmeradamente, de mujer y recorren la población bailando y sacando a bailar a muchos de los presentes, aquél que es sacado a bailar, no sólo debe hacerlo, sino pagar una pequeña cuota por ese motivo. Todo lo recaudado se destina al beneficio de la fiesta. Aunque esta actividad no es tan antigua como la fiesta misma, sí tiene muchos años que se observa, se considera que rememora la costumbre antigua de robarse a las muchachas a caballo.
A partir de las cuatro se realizan las "Yuntas". Para que éstas puedan realizarse, algunos vecinos se ofrecen a colaborar "vistiendo" una yunta, lo cual consiste en adornarla, colocándole flores de papel, listones y, sobre todo, algunos bienes (frutas, botanas, cervezas, conservas, refrescos, etc.).  La yunta, además de su aspecto vistoso será arriada por el campo cuando la actividad inicie, en ese momento un grupo de jinetes (los ladrones) tratará de apoderarse de los bienes que penden de la yunta, sin embargo, otro grupo de jinetes (la policía) tratará de apresarlos. Los ladrones conservan los bienes que puedan sustraer, pero si son apresados deben pagar una cantidad (10, 15 pesos) para poder volver a perseguir las yuntas,  todo lo recaudado por este concepto se entrega para beneficio de la fiesta. Como es de suponerse el evento debe realizarse en tierra de cultivo, de otro modo no hay forma que la yunta avance. Afortunadamente muy cerca de la capilla hay un terreno enorme, aun sin urbanizar. En este lugar, durante un buen rato los ladrones persiguen las yuntas, los policías persiguen a los ladrones y los espectadores se regocijan con las peripecias de los tres grupos.  Todos los que participan son, por decirlo así, gente de campo, muy cercana a las labores agrícolas durante toda la temporada, quizá por ello su interés en la fiesta y en participar en las Yuntas. Los yunteros en particular son propietarios de estos aperos, tienen sus parcelas de cultivo y, aunque tengan maquinaria, conservan su yunta porque a los cultivos de frijol, zanahoria, jícama o cebolla es más conveniente trabajarlos a la antigua.  Las Yuntas se realizan en otras comunidades que, como mencionamos arriba, también celebran festividades en honor de San Isidro Labrador.  Se cree que el origen de esta actividad viene de tiempos antiguos, cuando depredar a los agricultores podía ser una práctica común.

Al anochecer se celebra un baile en la calle, y  rumbo a las 10 de la noche se quema el castillo o los juegos pirotécnicos  contratados para ese día. 

Además de las recaudaciones ya mencionadas la fiesta se solventa con la participación de 25 "cargueros", mismos que en la fiesta del año pasado sellaron su compromiso de aportar su cuota recibiendo un pan y una botella del parande que, para tal efecto, se coloca en las afueras de la capilla. A diferencia de otras fiestas, esta "remuda" ocurre durante la propia fiesta, no en una festividad diferente.

También es interesante resaltar que la festividad de la Santa Cruz se compagina de una manera muy particular, la Santa Cruz de El Picahco llega a empalme Escobedo y es venerada, el propio día 15, en la festividad de San Isidro. De esta conjunción y los rituales asociados a la Santa Cruz de El picacho hablaremos en otros artículos.

Agradezco a la Sra. Lupita Sánchez la información proporcionada para este artículo, al joven Luis Felipe Rodríguez su sugerencia para escribir sobre esta festividad, así como las fotografías de su página.

.
 
El sábado se celebra una misa por la tarde. Para el domingo, muy temprano, dar inicio con las tradicionales mañanitas y continuar con diferentes actividades, música, misa en dos ocasiones y la llegada de una peregrinación que partió a pie desde el Templo Parroquial, un centenar de personas, jóvenes, niños y algunas de edad avanzada, presididas por los estandartes correspondientes, avanzan en orden y sin pausa, portando globos en color rojo y azul, hasta que son recibidos, con repique de campanas, por los presentes.  Como el templo es pequeño se ha dispuesto un altar en el exterior y una cubierta de lonas, dado el flujo de visitantes.
Si bien para muchas personas es una costumbre subir con frecuencia al templo ese día, el flujo de visitantes es constante en ese domingo, más hacia la tarde noche, cuando el sol no se siente tan agresivo. No es raro ver personas de edad, niños, señoras con carriolas, haciendo gustosos el esfuerzo de caminar cuesta arriba. A consecuencia de esto, para la fiesta se disponen puestos de comida y aguas frescas, frutas, etc., ya sea para recompensarse por el esfuerzo o para aprovisionarse para el descenso.
El cerro de Los Remedios es un referente para todos aquellos que nacimos o radicamos en Comonfort, sea que nos agrade contemplar su singular silueta o que  más de alguna vez hayamos subido a su cima. Mucho más si esta ascensión la realizamos desde hace muchos años, cuando había que recorrer campo traviesa y, en las últimas etapas, escalar las enormes rocas que conforman el perfil de la cima.

En otra parte de esta página hemos relatado que hace unos veinte años el Sr. Abel Laguna, quien por su trabajo como músico debió viajar constantemente a la Ciudad de México, al partir y tal vez más al regresar, el Cerro ejercía en él una atracción y un afecto difíciles de describir. Motivado por estos sentimientos comenzó a realizar las acciones necesarias para construir un templo en la cima del cerro. A la par se coordinó con quienes fueron haciéndose cargo de trazar, perfilar y enlajar el camino de acceso el cuál, por sí mismo, es una atractivo, más si ascendemos en la época en que las lluvias ya han cubierto el cerro de muchos tonos de verde.

Sin hacer un esfuerzo desmesurado se puede se puede llegar, desde el centro de la población hasta el Templo de El Señor de la Misericordia en una hora. Claro que las personas de muy buena condición física, algunos de los cuales suben casi a diario, reducirán mucho este tiempo.

Pero sea cual sea la magnitud del esfuerzo, al llegar a la cima, a la par de la satisfacción por llegar al término del camino, también se encontrará una bella terraza acondicionada para disfrutar de hermosas vistas y, por supuesto, un pequeño y hermoso templo, construido por la iniciativa y perseverancia del Sr. Abel Laguna aunada a la devoción  y cooperación de muchísimas personas.
Lamentablemente el Sr. Laguna atraviesa por una crisis de salud que le impide seguir al frente de estas actividades, a la par de nuestros mejores deseos por su restablecimiento,  es apropiada mencionar que justo a la entrada del Templo, hay una inscripción que atestigua y reconoce al Sr. Abel Laguna Naranjo como el iniciador del Templo del Sr. De La Misericordia. 
Necesariamente, la celebración de la fiesta es un poco posterior al inicio de la construcción del Templo, la fecha para la Fiesta de Jesucristo en su advocación de El Señor de la Misericordia es el segundo domingo de Pascua, cabe enfatizar que el primer domingo de Pascua es el propio Domingo de Resurrección, por lo tanto hablamos de la semana que sigue a la Semana Santa.
Como en muchas festividades de la región, se realiza un Novenario en los días previos a la fiesta, dada la cercanía de las fechas este Novenario se traslapa con las actividades de la Semana Santa, dando inicio el "Miércoles Santo" y así durante nueve días a las cinco de la tarde. Evidentemente quienes desean asistir al Novenario deben invertir una hora de esfuerzo para llegar al templo, pero sobran quienes lo hacen y sobran quienes asisten los nueve días completos, mismos que terminan al siguiente jueves, para dar inicio a la fiesta, propiamente dicha el viernes y desde muy temprano, a las 7:00 am con las Mañanitas;  a lo largo del día habrá dos Misas, Danzas, Música de Mariachi y de Banda, también ese día viernes se realiza una Cabalgata, es decir un recorrido a caballo, desde el Templo Parroquial. Claro que ésta no va por el camino enlajado (que tiene muchos escalones) sino por el acceso vehicular que discurre por la otra cara del Cerro.  Hacia las ocho de la noche, o cuando ya esté oscuro, se quema el castillo y otros fuegos artificiales. Estos últimos, viéndolos desde acá abajo, del centro del Pueblo, le dan un realce hermoso al Templo y su entorno. En la sección de videos de esta página hay uno de este 2019.
Como se comprenderá esta descripción de la fiesta corresponde a este 2019, cada año, ha tenido y tendrá las variantes que sus organizadores determinen, pero lo más importante es que la asistencia y la devoción en los comonforenses va en incremento.  

¿Qué determina que una fiesta cobre importancia, al nivel de la asistencia del público en general?  Sin lugar a dudas son una conjunción de factores, antiguamente la devoción particular hacia la Imagen Homenajeada era un factor determinante. Hoy en día el lugar mismo y las actividades complementarias pueden influir en las personas para promover su asistencia. Este caso es sumamente singular, primeramente porque no podemos hablar de vecinos del Barrio. Es un lugar, en términos prácticos, deshabitado, donde llegan visitantes pero no es lugar de residencia permanente de nadie.  Más singular aún es la capacidad para crear, de la nada, una fiesta a la que asisten tantas personas, pese al esfuerzo necesario para llegar hasta allá. Esto último quizá sea parte de la inefable energúa  que indujo al señor Abel Laguna a construir este templo y hoy contagia a todos los visitantes.
En nuestro municipio existe una gran devoción hacia el concepto religioso de la Santa Cruz, Me atrevo a afirmarlo porque, a principios de mayo, varias barrios o comunidades se organizan para realizar su festividad, por citar algunos: La Placita, El Purgatorio, Jalpilla, La Rinconada, Neutla, Delgado, Morales, entre otras y, la que hoy referimos: La Santa Cruz de Montecillo. Esta fiesta se remonta a muchos años atrás, varios siglos, por lo menos. Su origen exacto se pierde en la memoria de los actuales protagonistas que, sin embargo, saben que su abuelo platicaba que, desde que era muy niño, la fiesta ya era añeja.

Hay que considerar que la propia comunidad de encontraba, originalmente, en otro sitio, muy cercano al Río Laja. Habiendo sufrido  los estragos que las inundaciones provocan, los habitantes decidieron reubicarse en otro punto. En un lugar, donde está un "Montecillo", refundaron su comunidad.  En los años setenta, la capilla primigenia, hecha de adobe se había venido abajo y los vecinos, por sugerencia del Sr. Luis Montecillo Calero, erigieron la capilla actual sobre los mismos cimientos de la anterior. En consecuencia su ubicación y dimensiones son las mismas. 

El mismo Sr. Luis contaba que a principios del siglo XX la fiesta no se realizaba el 3 de mayo sino el 14 de septiembre, día de la "Exaltación de la Santa Cruz". Relata también que a la fiesta llegaban visitantes de Querétaro, Celaya, San Miguel de Allende.  Como el atrio no estaba circundado se puede considerar que se extendía por todo el largo de la calle actual, misma que, en aquellos tiempos contaba con sendas hileras de mezquites en cada lado.

 
Para el caso particular de esta festividad son unos seis o siete: El del Castillo, el del Grupo Musical, el de La Enflorada. Como actividad culminante algún grupo de considerable formato se presenta y anima la fiesta, también se realiza la quema del castillo.

La opinión que me externaron algunas personas presentes en la fiesta es de que antiguamente la participación de los habitantes del Barrio y de los visitantes era mayor.  Al margen de que esto sea así, o sea una comprensible percepción de quienes así lo expresan, es sumamente trascendente  que haya tantas voluntades conjuntadas para realizar una festividad, sea por la fiesta en sí misma, o sea por darle continuidad a una tradición que, se asegura, tienen más de trescientos años celebrándose, aunque haya sido necesario cambiar el propio templo de lugar.

Agradezco a la Sra. Evangelina Montecillo Lantén, su amabilidad y la información que acerca de esta hermosa fiesta nos proporcionó.

Hoy en día la fiesta se realiza en torno al 3 de mayo. Digo en torno porque se ajustan las fechas para que el día de mayor celebración sea en domingo, porque  la  mayoría de cargueros, y personas responsables de las actividades, trabaja de lunes a sábado. Esto no significa que no se celebren actividades en los días previos. De hecho hay un novenario que se inicia el sábado de la semana previa al de la fiesta. Pero el propio novenario se adecua  a las necesidades la mayoría, ya que se realiza a las ocho en la intención  de que el horario no dificulte la participación. Ya si la gente no asiste, no fue por falta de previsión de los organizadores.

El viernes, por la tarde, se realiza la "Entrada de la Danza", una danza propia del barrio que realiza sus rituales preponderantemente en torno a esta celebración. Ese mismo día se levanta el crucero correspondiente y se hace la "Entrada de mayordomos" con la Velación correspondiente. No hay que imaginar que la "Entrada" en sí reviste una solemnidad en torno al momento del acceso, es más bien una forma de decir que inicia una actividad.   El sábado, muy temprano, se inicia el recorrido de El Alba que, de manera similar al Recorrido del Alba, de la fiesta de Nuestra Señora de los Remedios, va visitando algunas de las capillas y templos de la parte Sur del municipio. No es un recorrido idéntico al de la Fiesta de Los Remedios, ni a otros que se realizan en otras fiestas del municipio.

Con mucho, el día más importante de la fiesta es el domingo, pero en algún momento entre el sábado y el domingo, el altar es adornado con grandes arreglos florales, a este ritual se le conoce como "La Enflorada". El domingo se da inicio a las celebraciones muy temprano, con las mañanitas, más tarde participa la Danza de Apaches del Barrio y, hacia las seis de la tarde, van llegando los parandes al atrio del templo.

Esto sí implica el ritual de que los tenanches acudan, con la banda de viento, a la casa del carguero que armó el parande, no obstante que a veces no se arma éste en un tablero, como ya hemos descrito en otras festividades, sino que se concrete a colocar en cajas los panes y las botellas del mismo. Aunque entendemos que hay motivos prácticos para esto, no podemos negar que el parande armado en una plataforma, reviste una belleza y simbolismo que se pierde cuando éste se dispone de otra manera. Sin embargo, sea cual sea el formato del parande, los tenanches y la banda llegarán a la casa del carguero y realizarán la ceremonia correspondiente, cuando ésta termina los cargadores (que pueden o no ser cargueros también) llevan el parande al atrio, entre el sonido singular de la campanilla del tenanche y la música de la banda.  Esto se repite para cada uno de los cargos que ameritan de un parande para cerrar el compromiso, como alguna vez habremos comentado.
Inicio
Información General
Historia
Literatura
Personas, Personajes
Espacios
Artistas Plásticos
Fotografías
Vídeos
Libros
Conversaciones
Documentos
Sobre esta página
Fiestas
Artesanías
Fiesta de La Santa Cruz de Montecillo


La Fiesta del Señor de la Misericordia
Fiesta de María Auxiliadora, en Empalme Escobedo


Fiesta de San Isidro Labrador, Empalme Escobedo


Carrera de burros en Empalme Escobedo

Fiesta de María Auxiliadora, en Empalme Escobedo II


Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Volver a Inicio



Volver a Fiestas
Fiestas y Celebraciones
Fiestas, parte uno



Seis de Enero

La Fiesta del Barrio de La Candelaria

Fiesta de María Auxiliadora, en Empalme Escobedo


El Carnaval

Semana Santa
Carrera de burros en Empalme Escobedo

Semana Santa en Empalme Escobedo
El más angtiguo carro alegórico en Semana Santa
Fiesta de San Isidro Labrador, Empalme Escobedo


El Viacrucis del Barrio de Los Remedios
Jueves Santo en Orduña de Abajo
Fiesta de La Santa Cruz de Montecillo


El Domingo de Ramos de 2020
Traslado del Cristo de Orduña de Abajo


La Fiesta del Señor de la Misericordia
Fiesta de María Auxiliadora, en Empalme Escobedo II


La Fiesta de Corpus Christi



La fiesta de San Antonio




La fiesta de Santiago Apostol





La primera fiesta de Nuestra Señora de los Remedios





La fiesta de San Francisco





Fiestas, parte cuatro
La Procesión del Jueves de Corpus



La Procesión de Corpus de 2020
La Fiesta del Barrio de San Agustín
La Remuda de la Fiesta del Barrio de San Agustín
La segunda fiesta de Nuestra Señora de  los Remedios





Fiestas, parte cinco
Peregrinación Ciclista del Bajío al Tepeyc





Tres artículos sobre la Fiesta de Los Remedios




   La Velación del Novenario

   La Música del Alba
   Los Cruceros
La Remuda de la Fiesta de Los Remedios
Vámonos por los Parandes
La Procesión del Santísimo el 31 de diciembre
Las Fiestas del Santuario de Guadalupe
Danzas de Comonfort
Fiestas, parte dos
La Peregrinación a "Terreros"
 
Semana Santa 2021
Hace un año publicamos un par de artículos acerca de la singular forma en que ciertas celebraciones tradicionales, relacionadas con la Semana Santa, debieron celebrarse. Nunc creí que un año después la contingencia sanitaria continuaría obligandonos a limitar los riturales y las celebraciones, lo cual, por supuesto no implica, para los creyentes, que lo que estas conmemoraciones le representan siga presente e, incluso, que se incremente.

Creo que el cartel informativo es más que elocuente, sin dejar de mencionar su bello diseño gráfico, nos indica las actividades a realizar y abajo, como una lamentable enumeración, todos los rituales que debieron cancelarse por segunda ocasión. En medio de lo mucho que, como muchos, lamento estas cancelaciones, no dejo de congratularme de la actitud, en extremo responsable, de quienes esto determinaron.  Al final del cartel se especifica que todas las celebraciones que sí se programaron se realizarían en el Templo y con un 30% de aforo.  

Ya con esa advertencia preferí recurrir a uno de los más asiduos colaboradores de este espacio electrónico, quien además me honra con su amistad, para solicitarle algunas imágenes de lo realizado en el templo.

Estas son las imágenes que me compartió, y que compartimos en este espacio junto con el constante agradecimiento para el autor, estas fotografías, además de lo que documentan, transmiten las encontradas sensaciones que esta emergencia sanitaria nos produce.

La mayoría de las imágenes están colocadas en orden cronológico a excepción de las dos  últimas, que preferí colocar al final no sólo por la belleza plástica de la imagen sino por el enorme simbolismo que encierran.
Volver a Inicio



Semana Santa 2021
Volver a Fiestas
La Fiesta de Corpus Christi en 2021 Santa 2021
El Viacrucis del Barrio de San Agustín
Fiestas, parte tres
 
Semana Santa 2022
Luego de muchos artículos en donde destacamos la celebración de muchos rituales religiosos, muy tradicionales de nuestro pueblo, que debieron celebrarse muy limitadamente durante 2020 y 2021, este 2022, las celebraciones de Semana Santa recobraron casi la totalidad de su intensidad, participación popoular y colorido. quizás salvo el uso del cubrebocas, casi todo parecía ajustarse a las caracterísitcas de lo observado antes de la pandemia. Ojalá todo aquello que debió limitarse, recortarse o suprimirse quede en el pasado. Con la intención de que estas imagenes sean un necesario colofón a todos los artículos previos, publicamos estas imágnes casi todas de un amable lector que me las comparte, aunque, en la procesión de las cruces sí hay algunas fotos mías.

Claro que las celebraciones en el entorno de la Parroquia de San Francisco de Asís distan mucho de ser las únicas en el municipio, éstas son tantas que a pesar de haber publicado, en este espacio electrónico, nueve artículos sólo sobre las celebraciones de Semana Santa en nuestro municipio, estoy muy lejos de haber obtenido información de la totalidad de dichas celebraciones. Ojalá, como dije arriba, que no vuelva a ser necesario suspender las celebraciones tradicionales en ninguna parte, porque en el universo de las celebraciones tradicionales no se puede andar con precipitaciones y si la labor debe interrumpirse por cuestiones de salubridad, todavía es más lento este proceso, demasiado para todo lo que, sobre nuestras fiestas y celebraciones, aún falta por decir.


MARTES, PROCESIÓN DE LAS CRUCES



JUEVES SANTO
VIERNES SANTO
Volver a Artículos Recientes






Volver a Inicio



Semana Santa 2022