Chamacuero, Gto.
(También llamado Comonfort, Gto.)
Edición especial de Fotografías
El por qué de esta edición
Fotografías de la Fiesta de Nuestra Señora de Los Remedios (Primera Parte)




La Fiesta de cada quien
El que toma las fotos

 
Volver a Inicio



Ir a Edición especial, segunda parte





Con toda seguridad el nombre de "Edición especial" es bastante pretencioso, y un tanto petulante, pero  esta es una sección diferente a las que suelen integrar esta página y sus actualizaciones. En esta rimbombante Edición Especial estamos colocando las fotografías que tomamos en la Fiesta de Nuestra Señora de Los Remedios de 2019, junto con los presentes comentarios y explicaciones.  No están las fotografías colocadas en estricto orden cronológico, aunque abarcan parte de la preparación y fabricación de los Cruceros, la Música del Alba del viernes,  la procesión del día sábado y las danzas en el atrio el día sábado y domingo de la fiesta.

Quien haya seguido este espacio electrónico a lo largo de estos ocho años habrá notado mi predilección por las imágenes, en cada actualización trimestral publicamos alrededor de medio centenar de fotografías contemporáneas, con el único requisito de que sean tomadas en el municipio de Comonfort, es una sección abierta a la participación de los lectores, pero hasta el momento no ha participado ninguno.  Aunque pretendemos abarcar varios aspectos con estas imágenes, la sección de "danzantes" siempre es la más numerosa.

Por razones que quizá se expliquen más abajo este año las fotografías de la fiesta fueron más de las habituales, ello motivo esta "Edición Especial de fotografías de La Fiesta" y, aunque hoy día se toman cientos de veces más fotos que cuando usábamos rollitos de treinta y seis disparos, la selección consta de un par de cientos de fotografías nada más. Sí, como siete rollos de cuando yo era joven y comencé a practicar esta hermosa disciplina. Pero de eso hablaremos en el siguiente cuadrito.

Antes que se me olvide debo aclarar que todas las fotos relacionadas con la preparación y colocación de los cruceros las tomó el joven David Manuel Carracedo González.
























El porqué de esta edición
 
Me llamo a mí mismo "el que tomó las fotos", porque debe ser muy desagradable autoproclamarse fotógrafo cuando hay tantas personas que han estudiado formalmente esta disciplina y otras que han tomado una docena de cursos y talleres específicos.  El cínico que tomó estas fotos nunca ha tomado un curso de fotografía. En mi descargo diré que desde los doce años me aficioné por capturar imágenes y, como es de suponerse, la tecnología fue volviendo obsoletas aquellas cámaras de mi juventud, también me fue volviendo obsoleto a mí, pero a ese respecto no hay ningún remedio.  Sobra decir que a lo largo de los muchos años que van desde mi infancia he tenido varias cámaras y con cada una de ellas el ingenuo de mí cree que mejorará sensiblemente sus fotografías. Al margen de que algo ayuda la tecnología, cuando puedo acceder en préstamo, aunque sea, a un mejor equipo tomo todas las fotos que alcanzó a tomar, como en esta ocasión.

Aclaro que no pretendo justificar los defectos de mis imágenes argumentando mi empirismo, de hecho soy bastante autocrítico con casi todo lo que hago, simplemente aclaro  que no comparto estas fotos por el mérito técnico que pudieran tener sino porque son mi visión de la Fiesta de Nuestra Señora de Los Remedios o, dicho de otra manera, es la forma en que a mí me gusta capturar imágenes, al margen de cuantos defectos técnicos puedan tener.  Mañosamente, para embellecer mis fotografías,  me valgo de la belleza intrínseca de esta celebración, de la fuerza expresiva de sus protagonistas y de la inefable devoción que los lleva, desde hace más de tres siglos a confluir y apuntalar  la realización de una celebración tan singular y de tan profundo significado. Me atrevo a decirlo: este, de algún modo, es mi humilde homenaje para todos ellos.























El que toma las fotos
Fotografías de la Fiesta de Nuestra Señora de Los Remedios (Segunda Parte)